Artículos

Nuestra esencia se encuentra en la mochila, atrévete a compartirla

Nuestra esencia se encuentra en la mochila, atrévete a compartirla, interesante el tema que surgió en una conversación de una visita médica a una persona que está superando una situación de salud, todos llevamos una carga propia que vino dada por la vida y nuestro entorno, fuimos colocando en nuestra mochila, muchos artículos de valor como son: la valentía, el amor, el perdón, la confianza, la fe, la alegría, la esperanza, más también le agregamos otros elementos no tan significativos como el miedo, el dolor, la tristeza, la angustia, la desconfianza. Solo cuando estemos dispuestos a compartir con otras personas nuestra mochila con todo lo que tenemos dentro, hay que mezclar todo lo que llevamos dentro para vaciar nuestras pesadas cargas, que muchas veces ya no podemos cargar más con tanto, los animo a compartir con otras personas cercanas sus cargas, no solo la parte bonita de la mochila, sino también las dudas, los temores, los miedos, la vida es un equilibrio, no todo el tiempo brilla el sol, se acuesta cada tarde para que la luna pueda mostrar con intensidad su luz, sin embargo el sol y la luna aprendieron a convivir con todo lo que conlleva, si no acepto el contenido de mi mochila, es posible que no reciba el contenido de la mochila de otros, y no logré ser auténtico, sin embargo el mundo necesita que nuestra mochila se comparta, porque con esto crecemos de manera espiritual y curamos nuestra alma. Hoy acepto todo lo que llevo en mi mochila y ustedes espero que igual lo acepten, el contenido de la mochila es parte de los cambios, las transformaciones y las circunstancias de la vida, negarlos o pretender cambiar todo nuestro equipaje además de que es casi imposible, es querer ser quienes realmente no somos, nuestra esencia se encuentra en nuestra mochila.

El poder curativo de un abrazo: empecemos ahora y especial de las madres tips de salud en el embarazo

El poder curativo de un abrazo, tan simple que parece y tan sencillo  que podemos recibir este regalo que es un medio sanador por excelencia de las heridas del alma, les exhorto abrazar más, a recibir y dar más abrazos. Un abrazo puede solucionar un problema, es una terapia importante de amor, en un abrazo podemos decir más que con mil palabras. Un abrazo es un alivio a nuestros sufrimientos y a nuestras tristezas es una de las manifestaciones más puras del alma, es una muestra de amor genuino. Un abrazo es una demostración de amor, de que existen personas que nos aman y que se preocupan por nosotros. Un abrazo es sentir un refugio en nuestros brazos, es un pequeño gesto lleno de sentimientos que cura y nos recompone a nivel emocional. Abrazar es hablar con el lenguaje del corazón. Esta semana les dejo una tarea abracen más, es gratuito, y lleva consigo por un lado un gesto de amor, por otro un gesto de agradecimiento, de ternura, de confirmar que no estamos solos, en este camino que llamamos vida. Hay que dedicar tiempo todos los días para abrazar a nuestros familiares, a veces vamos tan deprisa que no nos detenemos,   para despedirnos de nuestras familias con un abrazo, empiecen hoy que aún están a tiempo de abrazar, verán como yo lo he sentido el poder de sanación de un abrazo cuando más lo necesitamos, dicen que lo mínimo que debemos abrazar diario es por lo menos 14 veces y creo que pocas personas realizan este hermoso gesto 14 veces en un día, un abrazo alivia la tristeza, la depresión, y mejora el sistema inmunológico, decidan abrir su corazón, para recibir y dar un abrazo, empecemos hoy mismo con esta tarea y me cuentan como les fue en la semana, como mejoraron su salud, a través de un abrazo sanador.

La misteriosa provisión de Dios: inicio seriado del mes de mayo especial para las madres

La misteriosa provisión de Dios, valiosos tesoros recibimos en momentos difíciles, yo particularmente doy Fe y testimonio que en esta semana he recibido unas grandes bendiciones envueltas en dificultades y por eso les exhorto a que confíen en Dios el proveerá con toda clase de bendiciones siempre que aceptemos su disciplina y no nos fijemos en las situaciones que están pasando en el exterior y nos concentremos más en todo lo interior que está pasando en nuestras vidas a través de los recursos y los dones que Dios se manifiesta en regalarnos.