Artículos

Tips para mejorar la salud emocional y en nuestra reflexión más alto es un obstáculo más grande serán tus logros

Mi reflexión personal de esta semana, mientras más alto es un obstáculo más grande serán tus logros, en la vida muchas veces tenemos que pasar por grandes procesos en infinidad de obstáculos, más porque preocuparse eso es parte de toda transformación, si confías en Dios y en ti, te darás cuenta que ese obstáculo es parte del impulso que necesitas para llegar a la cima, te exhorto que antes de preocuparte por los obstáculos que los mismos sean los que te impulsen a llegar lejos y lograr cada uno de tus sueños.

Tips para mejorar la salud mental y en nuestra reflexión reparar es parte de un buen equilibrio mental

Mi reflexión personal de esta semana, reparar es parte de un buen equilibrio mental, algunos días disfruto de ver películas uno de mis pasatiempos favoritos me encontré con una interesante película y ella me inspiró para la reflexión de hoy, es nuestra responsabilidad cuando tenemos un terreno, una propiedad o arredamos un local reparar cualquier daño que provoquemos en el lugar, así pasa en la vida, se acercan estos meses de final de año y es lo mejor ir reparando todo aquello que quizás hemos afectado, a veces una decisión tomada puede afectar a muchas personas a la vez, quizás los hechos y las consecuencias de nuestras propias decisiones no se puedan cambiar, más el cercado se puede reparar, a veces dejamos que el tiempo pase porque supuestamente lo cura todo, más el tiempo puede ser nuestro mejor o peor aliado, es un buen tiempo para sanar heridas, reparar relaciones y pedir disculpas incluso si es necesario, para que Dios que todo lo sabe, todo lo ve, y que a su tiempo todo lo muestra, nos de esa paz que tanto se necesita para la salud mental, les exhorto hoy hacer una lista de todas las personas, lugares, situaciones o circunstancias que tenemos que reparar, yo comencé la semana pasada, y espero que ustedes también se animen, a reparar todo el cercado, sería bueno acercarnos a un nuevo año con menos cargas emocionales que no solo afectan

Para tener todo hay que perder todo

Mi reflexión personal de esta semana, solo cuando aprendes a vivir sin nada lograrás tenerlo todo, todos los días recibimos bendiciones inmensas de Dios, regalos que no esperábamos, manos que Dios mueve para ayudarnos, y viendo la historia de muchos de los personajes de mayor relevancia en la Biblia observamos en todos un común denominador su humildad, Dios eligió del pueblo de Israel a los hombres más débiles, más pobres de espíritu y a veces más humildes, si vemos la historia de Abraham, Pablo que lo tuvieron todo o de Moisés, José que lograron llegaron a posiciones privilegiadas observamos que ellos también decidieron perderlo todo para seguir el camino de Dios.

Y yo les pregunto qué tenemos que perder para encontrarnos con Dios? Vamos a esperar a perder la vida para darnos cuenta de que sin Dios, todo lo material, las posesiones, no tienen valor, cuando comenzamos acercarnos a Dios empezamos a darle el valor a las personas, a la familia, a los amigos, al amor, a la vida, a la Fe, a la esperanza y a la salvación. Si las personas no se pierden nunca se encontrarán a sí mismo, perder es la única forma garantizada de volver al combate mejor preparado para una próxima oportunidad y ganar.

Demos por perdido todo lo que pareciera en el pasado ganancia, y les aseguro como lo siento hoy que van a recibir una fortaleza espiritual superior cuando comiencen genuinamente a estar en la presencia de Dios no para que les resuelva un problema, sino cuando nos abandonemos a los pies de Dios y le hablemos de tu a tu, se siente una paz tan especial y comienza luego a fluir todo, y las bendiciones de Dios no se hacen esperar, cada minuto dedicado a Dios y a su servicio se traducirá en un regalo, en una promesa de perdón, de amor y vida eterna.

Les exhorto en este tiempo a no confiarse en sus propias capacidades, en sus propias disposiciones, en sus posesiones materiales, sino poner todo eso a la disposición de Dios, comenzarán a recibir tantas abundantes bendiciones espirituales e incluso materiales que no estarán preocupados, ni afanados, porque si Dios así lo dispone las puertas se abrirán, y las bendiciones llegarán, todos los planes y caminos que son dirigidos por Dios y no por el hombre prosperan.