Artículos

Mirando la vida con los lentes de la inspiración

Mi reflexión personal de esta semana, mirando la vida con los lentes de la inspiración, esta semana seguimos convencidos de que es necesario la inspiración en gran parte de nuestro diario vivir, las personas necesitamos utilizar más nuestra creatividad para encontrar soluciones a largo plazo a cada una de las problemáticas de nuestro entorno, las soluciones a nuestros problemas tienen puntos distinto de vista, y así lo que creemos un problema si somo creativos es una oportunidad que se transforma en una bendición y descubrimos miles de posibilidades de desarrollarnos o lograr nuestra felicidad

Si no te atreves abrir la puerta nunca sabrás lo que hay del otro lado

Mi reflexión personal de esta semana, si no te atreves abrir la puerta nunca sabrás lo que hay del otro lado, esta semana ha sido increíble la forma en la que Dios se ha manifestado, cada día nos corresponde abrir alguna puerta ya sea la de nuestra casa, nuestro auto, y lo hacemos de manera mecánica y hasta sin pensar, que interesante sería que comencemos abrir algunas puertas que durante mucho tiempo hemos mantenido cerradas por temor a encontrarnos con lo que hay detrás. Así vamos pasando por diferentes lugares, personas, situaciones, manteniendo una actitud ante la vida de encerramiento, sin saber que nuestra felicidad está justo detrás de esas; puertas que mantenemos cerradas, nuestros miedos muchas veces nos paralizan, las grandes bendiciones de Dios, llegan a nuestras vidas cuando abrimos la puerta de la oportunidad, de la posibilidad, incluso las puertas del perdón, de la alegría, del amor, de la Fe, de la paz, de la felicidad.

Los regalos de Dios vienen sin envoltura

Mi reflexión personal de esta semana, los regalos de Dios vienen sin envoltura, esta semana llegó a mis manos una interesante lectura, sobre la Felicidad, un hombre había pedido a Dios que le enviara un regalo, pues sentía que sus días y su vida no eran exactamente como quería, Dios considerando su petición le dijo que le entregaría un regalo pero que para encontrarlo tendría que hacer un viaje, el hombre no entendía el porqué del viaje, en el camino sus ojos fueron descubriendo una hermosa playa, sin embargo el hombre seguía preocupado porque aún no había encontrado el regalo, decidió caminar en la arena, y para su sorpresa se encontró con tres bolsitas, las cuales no tuvo tiempo de observar el seguía esperando el regalo que le había pedido a Dios, procedió sin observar a tirar al mar el contenido de dos de las tres bolsitas, finalmente cuando le quedaba la última bolsita decidió conservarla, aunque ya era tarde pues solo quedaba dentro una piedra la más pequeña, molesto decidió volver a su casa, y le preguntó a Dios porque no había enviado su regalo, Dios le dijo mira adentro de la bolsita y te sorprenderás, dentro había diamante muy valioso, y comprendió que había tirado al mar los regalos que Dios le había prometido y que eran unos diamantes muy valiosos.