Artículos

El poder curativo de un abrazo: empecemos ahora y especial de las madres tips de salud en el embarazo

El poder curativo de un abrazo, tan simple que parece y tan sencillo  que podemos recibir este regalo que es un medio sanador por excelencia de las heridas del alma, les exhorto abrazar más, a recibir y dar más abrazos. Un abrazo puede solucionar un problema, es una terapia importante de amor, en un abrazo podemos decir más que con mil palabras. Un abrazo es un alivio a nuestros sufrimientos y a nuestras tristezas es una de las manifestaciones más puras del alma, es una muestra de amor genuino. Un abrazo es una demostración de amor, de que existen personas que nos aman y que se preocupan por nosotros. Un abrazo es sentir un refugio en nuestros brazos, es un pequeño gesto lleno de sentimientos que cura y nos recompone a nivel emocional. Abrazar es hablar con el lenguaje del corazón. Esta semana les dejo una tarea abracen más, es gratuito, y lleva consigo por un lado un gesto de amor, por otro un gesto de agradecimiento, de ternura, de confirmar que no estamos solos, en este camino que llamamos vida. Hay que dedicar tiempo todos los días para abrazar a nuestros familiares, a veces vamos tan deprisa que no nos detenemos,   para despedirnos de nuestras familias con un abrazo, empiecen hoy que aún están a tiempo de abrazar, verán como yo lo he sentido el poder de sanación de un abrazo cuando más lo necesitamos, dicen que lo mínimo que debemos abrazar diario es por lo menos 14 veces y creo que pocas personas realizan este hermoso gesto 14 veces en un día, un abrazo alivia la tristeza, la depresión, y mejora el sistema inmunológico, decidan abrir su corazón, para recibir y dar un abrazo, empecemos hoy mismo con esta tarea y me cuentan como les fue en la semana, como mejoraron su salud, a través de un abrazo sanador.

La misteriosa provisión de Dios: inicio seriado del mes de mayo especial para las madres

La misteriosa provisión de Dios, valiosos tesoros recibimos en momentos difíciles, yo particularmente doy Fe y testimonio que en esta semana he recibido unas grandes bendiciones envueltas en dificultades y por eso les exhorto a que confíen en Dios el proveerá con toda clase de bendiciones siempre que aceptemos su disciplina y no nos fijemos en las situaciones que están pasando en el exterior y nos concentremos más en todo lo interior que está pasando en nuestras vidas a través de los recursos y los dones que Dios se manifiesta en regalarnos.

El plan de Vida: mi plan? el plan de otros? o realmente el Plan de Dios

El plan de Vida: mi plan, el plan de otros o realmente El Plan de Dios. hace varios meses ví una película que al verla sentí Dios quería mostrarme algo no lo comprendí hasta hace unas tres semanas que algo que estaba sucediendo me impactó fuertemente, esta película mostraba justo esto el Plan de Dios, y el tema era básicamente cuantos planes hacemos que no vienen de Dios y cuántos planes ponemos en manos de Dios? Son los planes de Dios los que prevalecen o son los nuestros?  Básicamente los planes de Dios dan paz, no producen nostalgia, ni tristeza, ni miedos, ni confusión, ni dolor a ninguna persona, si estoy produciendo dolor o tristeza a otra persona,  no solo al que vive el plan sino que  produce daño a otras personas, el plan de Dios no produce confusión, ni produce dudas, si un plan humano comienza a producir esto, aunque creamos que es verdadero, no es un plan de Dios. Para confirmar un plan de Dios se necesitan tres elementos básicos: oración incluso ayuno, lectura de la Biblia y Fe. Después de ahí se necesita ponerlo a prueba, tomar un tiempo de silencio para escuchar la voz de Dios y no tomar decisiones en posición de otros sino de uno mismo. Al final de la película pude ver que aquel plan que Dios había aparentemente trastornado y que mostraba que una joven había perdido todo, fue el inicio de un gran crecimiento que le llevó a ver años después como aquello que casi la destruye emocionalmente le dio las fuerzas para continuar y alcanzar aquella bendición que tanto esperaba y como luego pudo ver que aquello que se había perdido aparentemente también se deshizo con el tiempo, pues los planes de Dios son perfectos, ni antes ni después, solo a su tiempo.