Artículos

Hoy continuamos con nuestro especial Aniversario

Mi reflexión personal de esta semana, la Relación de los Padres con los hijos y el tema de la interdependencia, compartimos con ustedes un interesante texto autoría de nuestro amigo, colega y colaborador de esta columna desde el inicio Rafael Piña, a quien agradecemos su valioso aporte y que indica lo siguiente:

“La importancia de la práctica de deportes, sobre todo los de equipo, esto además de disciplina, le da bases competitivas, de trabajo en equipo, de persecución de metas, y hasta de liderazgo. La práctica de artes marciales, principalmente las de defensas (no ofensivas), como el Judo, el Ju-Jitsu, el Aikido, le dará disciplina, respeto y seguridad por sí mismo, algo fundamental en la adolescencia.

Ponerles como meta una lectura periódica, como un libro por mes, cuya lectura se comente al final, y se premie con algún pequeño presente, aumento de la mesada de ese mes, o permiso especial, puede también contribuir enormemente al desarrollo positivo del niño y la niña” fin del aporte de Rafael Piña de fecha 31 de mayo del 2010.

Mes aniversario Vida Positiva: recordando hoy nuestra primera publicación El Agradecimiento canción del alma

Mi reflexión personal de esta semana basada en el agradecimiento, de nuestra primera columna de agosto 2007, la cual sigue con la misma vigencia que hace 11 años: El Agradecimiento, la Canción del Alma: y aquel que todo lo acepte con agradecimiento, sera glorificado y las cosas de esta tierra lo engrandecerán.

El agracecimiento tiene el poder de transformar una condición negativa, una tragedia, una crisis, un desastre, en una bendición de amor, gracias a las alabanzas y a la gratitud, y entonces tiene lugar un verdadero proceso de conversión.

A menudo el hombre ha realizado sus mayores progresos en épocas de crisis, por regla general, cuando las personas han agotado ya todos sus recursos para solucionar una crisis suelen dejar sus problemas en manos de Dios.

Cuando una ostra se siente molesta a causa de un granito de arena, se transforma en una perla, la vida es una alegre manifestación de amor, alabanza y de acción de gracias, mostrémonos agradecidos ante cualquier circunstancia, cada obstáculo se convierte en un motivo de alegría.

Hoy les propongo que tomen un minuto de su tiempo para dar gracias a Dios, por todo lo que tenemos, familia, amigos, trabajo y muchos regalos más y no nos preocupemos por lo que nos hace falta, Dios lo proveerá.

Edición súper especial por el Día de Los Padres

Mi reflexión personal de hoy, Padres Valientes basado en las resoluciones de la película cristiana el Reto de Valientes, que habla precisamente de ese compromiso que inicia con el amor a Dios, a la vida, a la esposa y a los hijos y que espero que los padres que siguen Vida Positiva, puedan utilizar en su diario vivir:

PROMETO solemnemente ante Dios Asumir la Plena Responsabilidad sobre mi vida, la de mi esposa y la de mis hijos.

PROMETO Amarlos, Protegerlos, Servirlos y Enseñarles la Palabra de Dios, como Líder Espiritual de mi Hogar.

PROMETO Ser Fiel a mi Esposa, Amarla, Honrarla, y estar dispuesto a dar mi vida por Ella como Jesucristo lo hizo por Mí

PROMETO Amar a mis Hijos y Enseñarles a Amar a Dios con todo su corazón, con toda su mente y todas sus fuerzas.

PROMETO instruirles para que Honren a las Autoridades y Vivan Responsablemente.

PROMETO enfrentar el Mal, luchar por la Justicia y Amar la Misericordia.

PROMETO Orar por los Demás y tratarlos con Amabilidad, Respeto y Compasión.

PROMETO trabajar con Diligencia y Proveer para las Necesidades de mi Familia.

PROMETO Perdonar a los que me hagan mal y Reconciliarme con quienes yo haya defraudado.

PROMETO Aprender de mis errores, Arrepentirme de mis pecados, y andar en Integridad, como un Hombre Responsable ante Dios.

PROMETO tratar de Honrar a Dios, ser Fiel a su Iglesia, Obedecer su Palabra, y Hacer su Voluntad.

PROMETO Esforzarme Valientemente con la Fortaleza que Dios provee para Cumplir esta Resolución por el Resto de Mi Vida y Para su Gloria.

«… Pero Mi Casa y yo serviremos al Señor»