Artículos

Los tres pilares básicos de la Felicidad y en nuestra reflexión el secreto de la Felicidad

Mi reflexión personal de esta semana, El secreto de la Felicidad, realmente no hay ningún secreto, las personas que cultivan su felicidad, tienden a dar, y no necesariamente recursos económicos, sino que tienden a dar tiempo, amor, alegría y buscan que su entorno reciba también todo lo que van cultivando en su interior, haciendo ese equilibrio tan importante que es necesario lograr, transferir a los demás eso que nos hace felices, que se llama comunicar, la comunicación es vital para cultivar la felicidad, como lo es también confiar en que lo que estamos haciendo nos hace felices, la confianza es parte de los elementos básicos de la felicidad.
Cuando logramos ese equilibrio entre nuestra felicidad personal y la felicidad que compartimos con nuestro entorno, estos dos factores van a influir poderosamente en nuestra salud, les exhorto a que esta semana dediquen tiempo en revisar como pueden invertir tiempo en su felicidad. Recuerden la mejor inversión que podemos hacer es en nuestra propia felicidad, pues es lo único que depende de nosotros mismos y al final la única persona que nos va acompañar hasta el final de nuestras vidas somos nosotros mismos. Durante años buscamos fuera lo que realidad está dentro de nosotros mismos, la felicidad es interior, la parte de fuera es solo un reflejo de nuestra felicidad interna, la Biblia dice que no busquemos fuera sino dentro de nosotros el amor a Dios.

La importancia de la conexión social para los retos y cambios: en nuestra reflexión lo único constante es el cambio

Mi reflexión personal de esta semana, los cambios es lo único constante de la vida, aceptarlos nos ayudará a ser felices, la importancia de la conexión social para superar los retos que traen todos los cambios. Así para adaptarnos a los cambios lo único que tenemos que hacer es dejar nuestra zona de confort, poner en uso nuestra creatividad y haber sembrado positivamente en nuestro entorno laboral. Por qué? pues a veces la vida es un boomerang y nos pone ante situaciones inesperadas que solo podremos superar con la ayuda de Dios, y con el apoyo humano de las personas que han confiado en nosotros y no han mostrado lealtad, así que les exhorto a reparar relaciones, a cultivar amistad, amor, gratitud y perdón porque aquello que sembramos eso mismo cosecharemos en tiempos de cambio. Además nunca sabemos a quien pudiéramos necesitar o quien puede ayudarnos a seguir adelante cuando los cambios nos lleguen porque la vida está en constante movimiento y nada absolutamente nada permanece estático o sin cambios, todo es un constante movimiento.

Dentro de cada cambio hay una nueva oportunidad, préparate para los cambios

Mi reflexión personal de esta semana, detrás de cada cambio hay una nueva oportunidad, esto tiene que ver con resistir a la inercia y aceptar los cambios, a veces nos acostumbramos mucho a formatos y actitudes que en ocasiones no nos ayudan en nuestro crecimiento personal, y estamos aferrados a esos formatos, pues tenemos miedo a lo desconocido, a lo nuevo, al cambio, recuerdo que tanto el libro como el caso del blog, el equipo de personas que lo trabajaron me informaban hay que hacer cambios, al principio por costumbre entendíamos que no eran necesarios, luego esos cambios fueron los que justos generaron el éxito de nuestros proyectos. Hoy les exhorto a revisar que podemos mejorar o cambiar, justo empezando por quien escribe, es tiempo de cambios, desde lo profundo, el cambio es interior, si tenemos un sueño podemos realizarlo, si tenemos miedo podemos superarlo, si nos quedamos paralizados, el tiempo transcurre, muchas veces los cambios significan morir a lo viejo, y eso produce melancolía, más todos los cambios conllevan nuevas oportunidades, así que vamos por esos cambios y esas nuevas oportunidades. El ayer es pasado y todo lo que tenemos es nuestro hoy, así que aceptemos los cambios siempre traen nuevas oportunidades y si tenemos que empezar de nuevo empecemos que este es un buen tiempo, porque nos quedan cuatro meses para revisar nuestras metas y proyectos personales.