Artículos

Continuando con la edición especial: madres felices, hijos felices

En nuestra reflexión personal de esta semana, Dios nos cuida en todo momento. Y asi lo comprobé personalmente el pasado viernes cuando fui objeto del despojo de mi cartera por parte de un motorist en pleno centro de la ciudad.

Quiero aprovechar para agradecer a todas las personas que me han escrito o llamado y sus palabras y mensajes de solidaridad, estoy eternamente agradecida.

Aún en los momentos difíciles Dios está pendiente de sus hijos y les envía ángeles como los que me envoi el pasado viernes que hicieron posible que este momento difícil lo pudiera atravesar. Les exhorto a confiar en Dios en todo momento.

El rol de las madres en la educación y en la reflexión Dios responde cuando hay Fe

Mi reflexión personal de esta semana, Dios responde cuando hay Fe, se eleva una vez más nuestras quebrantadas esperanzas y nos devuelve la confianza, la seguridad y la paz, porque Dios tiene el poder de deshacer un huracán, y anclarnos en puerto seguro. Recibí un hermoso mensaje de autor anónimo que comparto: “Nuestra Fe no debe fundamentarse solo cuando recibimos una respuesta positiva de Dios, pues aunque no recibamos ninguna respuesta, deberíamos seguir teniendo una Fe fuerte en El. Cuando Dios no nos responde no es porque no pueda o no quiera, sino porque nos está educando para que sigamos confiando en El, a pesar de no recibir lo que le pedimos”.

Les exhorto a seguir confiando en Dios porque cuando Dios envíe su respuesta entonces diremos valió la pena esperar. Dios responde cuando hay Fe, no cuando hay duda, muy pronto esa puerta que durante mucho tiempo hemos visto cerrada, eso que has estado esperando, muy pronto se abrirá esa puerta, muy pronto llegara aquello por lo que tanto has estado orando porque Dios ha visto nuestra Fe,

El rol de las madres en el desarrollo emocional de los hijos y en nuestra reflexión manos dispuestas a colaborar en todo tiempo

Mi reflexión personal de esta semana, tener siempre unas manos dispuestas a colaborar en todo tiempo, me prometí quejarme menos, cuanta personas con situaciones difíciles en este tiempo de pandemia y que están pasando grandes dificultades de salud, de escases, y me pregunto cuántas veces estoy dispuesto y les pregunto cuántas veces estamos dispuestos a ayudar a una persona cuando nos necesita?, una palabra, un consuelo, una llamada telefónica, un mensaje esperanza valen más que todo el dinero del mundo, y por que no y si podemos una colaboración económica para alguien que verdaderamente lo necesite y que lo hagamos de todo corazón, vamos a convertirnos en esas manos dispuestas a ayudar de la que habla la Biblia, seamos buenos samaritanos.